QUÉ ES YOGA? - Atman

Vaya al Contenido

Menu Principal:

 
¿Qué es yoga?
El yoga es la ciencia de autoconocimiento más antigua de la humanidad. La definición de Patanjali en sus aforismos sobre el Yoga dice: ¨Yogas citta wirtti nirodha¨ (1.2): Yoga es el cese de las fluctuaciones mentales. Vaciar la mente de pensamientos, de materia que nos mantiene activos, que no nos deja descansar, una mente muy parlanchina a la que le conviene el silencio, el relax, el descanso y la calma. ¿Cómo lo hacemos?
Los sabios yoguis nos dejan un legado maravilloso, una herramienta a nuestro alcance, una joya que es una técnica que requiere: voluntad, determinación y compromiso. Hay que entrenarse.
HATHA YOGA nos acerca al aspecto más físico, a nuestro cuerpo, y ese es el primer paso. ¨El cuerpo como senda sagrada hacia a la mente y el espíritu¨. Así pues, trabajemos primero el cuerpo, con mucha ternura y compasión, iniciamos un trabajo físico que va a ir despertando nuestra conciencia. Refinando la respiración calmaras el flujo metal. A partir de ahí, las técnicas de concentración DHARANAS te ayudaran a focalizar e ir conociendo el silencio y la introspección, esa es la antesala de RAJA YOGA; potenciando la conciencia testigo, que es aquella que te avisa cuando te distraes y que es un reflejo de la Conciencia Pura, que es la naturaleza de atman (alma).

HATHA YOGA, además de ser el peldaño anterior a RAJA YOGA, ofrece sus beneficios:
 
Hidratación, movilización y flexibilización de les articulaciones que se van quedando rígidas, el estiramiento de la musculatura tonifica y nutre los tejidos aportando sangre a los huesos para fortalecerlos
 
Estirar la columna vertebral y la consecuente descompresión de les vértebras aporta espacio interior y hace que los discos intervertebrales se acomoden y se restablezcan. Esta expansión vertebral ofrece descanso a la espalda, fortalece la musculatura, elimina el estrés, equilibra y potencia tu energía y una mayor conciencia corporal para la mejora de tu postura en el día a día.

Mentalmente es el gran descanso, la oportunidad para entrar en un estado meditativo que nos regenera. Aquietar esta mente con mucha actividad que no nos deja focalizar en lo importante. Ahí nos acercamos a un yoga más elevado, el ya mencionado RAJA YOGA. La capacidad para mantenerse atento, para llevar la mente allí donde quieres, con perseverancia, paciencia, devoción y una práctica comprometida los frutos llegan. Y cuando debas concentrarte en una cuestión concreta tu mente entrenada irá como una aguja donde tú quieras.
 
Hace falta girar la mirada hacia a el interior y ver qué pasa, sin hacer nada más, sólo dejar que ocurra, que la calma te invada y se abre el camino: Un vacío.

Ármate con aplomo y valentía porque surgirán cuestiones: Bloqueos, agujeros, descosidos y demás… Y se desmontará el chiringuito que cada uno tenemos montado. Las excusas y las justificaciones…No obstante confrontarlas es la única manera de identificar, limpiar, purificar, y finalmente eliminar.

Y conseguirás la pausa antes de la reacción, la perspectiva para ver los problemas como una oportunidad de mejora.
 
La reflexión se instala para disminuir la actividad frenética y entrar en la acción consciente.
 
Conciencia que nos lleva a entender que somos uno con el todo. En esta vida, en este personaje que nos ha tocado encarnar, conviene vivir con alegría, en paz con uno mismo, en armonía con los demás, recociéndose en el otro, abandonando la crítica y siendo más compasivo, no obstante, hay que empezar por uno mismo.
 
Las técnicas de concentración DHARANAS y el estado de meditación, nos alejan de la personalidad egoica, de aquello que tanto nos gusta y también de aquello que tanto detestamos, patrones de apego y aversión se diluyen, aflicciones y deseos desaparecen para establecer nuestra conciencia en su propia conciencia sin nada que la identifique, pura y libre. Esencia en su esencia. Ésa es la experiencia directa de la meditación.
 
Y la unión de la conciencia individual con la Conciencia Universal. ¡Somos uno!
 
Los brillos del ser y las cualidades humanas resplandecen. Nos prepara para vivir mejor en esta vida. Es el camino de la sabiduría, no es fácil. Pero es verdadero.
 
¿Cómo podemos perdonar a los demás sino no nos perdonamos a nosotros mismos? Eso demanda tolerancia y decidir ser feliz.


Lo que estamos buscando también nos está buscando a nosotros…Está muy cerca, está dentro de ti
¡ Para, escúcha, reconócete!


Siguenos en redes sociales:
Torrent d'en Pregaria, 8
Mataró (Barcelona)
Regreso al contenido | Regreso al menu principal